Iglesia Palabra Pura

En el artículo anterior (Parte 11) les compartí algunos detalles que encontramos en los versículos 13 y 14 de Mateo 24. Pero a pesar de que esta ya es la Parte 12 considero que podemos profundizar un poco más en Mateo 24:14 y sacarle más jugo a este versículo, porque creo que ustedes están siguiendo esta Serie para aprender.

Mateo 24:14 (LBLA)

“Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin”

En la Parte 11 de esta Serie les expliqué un poco cuál era la diferencia entre el Evangelio de la Gracia y el Evangelio del Reino. Aunque les hablé por encima sobre esto, considero que con la información que les di ya pueden diferenciarlos. Ahora, vemos que el versículo 14 dice que el Evangelio del Reino será predicado en todo el mundo. Esto implica que en los últimos tiempos habrá una obra de Evangelización masiva que llegará a todos los rincones de la tierra en un corto periodo de tiempo.

Ya sabemos que el periodo de la Tribulación comenzará después del Rapto de la Iglesia, y que este periodo tendrá una duración de Siete (7) años (los cuales están divididos en dos partes de 3 años y medio). Esta gran obra de Evangelismo de los últimos tiempos se realizará en cuatro (4) etapas (las dos primeras etapas se realizarán en la primera parte de los siete (7) años de la Tribulación; y las dos últimas etapas se realizarán en la segunda parte del periodo de la tribulación). Me imagino que si ya saben que son 4 etapas, les gustaría saber cuáles son en sí esas etapas. Bueno, veámoslas a la luz de las Escrituras:

PRIMERA ETAPA: en Apocalipsis 7:4-8 encontramos que 144.000 Judíos serán salvos. Este grupo de 144.000 es conformado por 12.000 Judíos de cada una de las 12 Tribus de Israel.

SEGUNDA ETAPA: esta etapa, que encontramos en Apocalipsis 14:12-13, es el resultado que generó la Evangelización de los 144.000 Judíos sellados por Dios.

TERCERA ETAPA: esta etapa es muy interesante, porque vemos en Apocalipsis 11 que dos (2) Testigos realizarán una gran obra en la tierra en la segunda parte de la Tribulación. Aunque hay varios puntos de vista de quiénes son estos dos Testigos, les compartiré el por qué yo creo que son Moisés y Elías:

Malaquías 4:4-5 (LBLA)

4 Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel. 5He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del Señor, día grande y terrible”

Si seguimos la secuencia de estos dos versículos nos damos cuenta que Moisés es mencionado antes que Elías. Moisés representa la Ley, la Palabra de Dios; y Elías representa el Espíritu Santo. También, recuerden que en Mateo 17 encontramos el pasaje de la Transfiguración de Jesús, donde en el v. 3 vemos la aparición de Moisés y Elías. Es por eso que mi punto de vista es que Moisés y Elías son los dos Testigos que menciona Apocalipsis 11. Ahora, si vamos a Apocalipsis 11:6 encontraremos una clave más detallada del por qué estos dos Testigos deben ser Moisés y Elías. Veamos:

Apocalipsis 11:6 (NVI)

“Estos testigos tienen poder para cerrar el cielo a fin de que no llueva mientras estén profetizando; y tienen poder para convertir las aguas en sangre y para azotar la tierra, cuantas veces quieran, con toda clase de plagas”

Si recuerdan bien las historias del Antiguo Testamento se darán cuenta que las dos personas que realizaron estas cosas mencionadas en el versículo 6 son precisamente Moisés y Elías. ¿Lo pueden ver?

CUARTA ETAPA: en esta última etapa pasará algo que no ocurre desde el Antiguo Testamento, y es que una vez más los Ángeles predicarán el Evangelio; cosa que en esta Dispensación de la Gracia no pueden hacer —ya que esta obra le fue delegada a los hombres—. Espero que recuerden que tanto Zacarías como Ezequiel fueron instruidos por Ángeles.

Encontramos la descripción de esta última etapa de Evangelismo en Apocalipsis 14:6-7 (LBLA):

“Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”

Como podrán notarlo, estos grandes eventos pasarán durante el corto periodo de tiempo llamado la Tribulación. Serán tiempos horribles, espantosos, pero cada día que pase será un día más cerca al final de los siete (7) años que durará la Tribulación para que al final de esta se le dé entrada a la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo, y nosotros con Él. ¡¡Gloria a Dios por siempre!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *