Iglesia Palabra Pura

Mateo 24:29-31 (LBLA)

“Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su luz, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. Y Él enviará a sus ángeles con una gran trompeta y reunirán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro”

A la fecha hemos visto gran información sobre las señales de los últimos tiempos, el periodo de la Tribulación, como también, de forma breve, hemos visto que la Iglesia —el Cuerpo de Cristo— no estará en la tierra en el periodo de siete (7) años llamado Tribulación.

Ahora, si nosotros, la Iglesia, no pasaremos por la Tribulación, ¿se han preguntado qué es lo que estaremos haciendo durante ese periodo? Bueno, durante ese tiempo nosotros, los de la Iglesia, seremos juzgados en el Cielo, en el Juicio conocido como el Tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10). Pero después del Tribunal de Cristo, y al final de la Tribulación, en la Segunda Venida de Jesucristo, nosotros regresaremos con Él a la tierra.

Cuando regresemos con Jesucristo a la tierra, esta estará llena tanto de creyentes (que recibieron al Señor Jesucristo, como su Señor y Salvador, durante el terrible tiempo de la Tribulación), como de personas que rechazaron al Salvador (increíble). En esta Segunda Venida de Jesucristo, Él separará a los creyentes, de los no creyentes. Para los que se preguntan qué pasará con los no creyentes después de esta separación, pues deben saber que los no creyentes serán enviados al infierno en espera del Juicio del Gran Trono Blanco, para ser sentenciados al Lago de Fuego por siempre y para siempre.

Nota: en su generalidad, la gente tiene un concepto equivocado sobre el infierno. El infierno es sólo el lugar donde los NO creyentes están, y estarán, hasta el final del Milenio, pero después del Milenio tendrán un Juicio llamado el Juicio del Gran Trono Blanco. Es en ese Juicio donde serán condenados al Lago de Fuego por la eternidad. Así que el infierno es solamente, por decir, una “sala de espera”.

Cuando los Cielos anuncien la Segunda Venida de Jesucristo será una demostración aterradora. Apocalipsis 6:12-14 nos describe, con muchos detalles, este evento el cual no ha tenido, ni tendrá, punto de comparación:

“Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento. Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar” (LBLA).

Algo que quizás no sabían es que aunque la Segunda Venida de Jesucristo es un evento majestuoso, no será instantáneo como el Rapto de la Iglesia; sino que se extenderá por muchas horas. Esto probablemente da la explicación del por qué todos podrán ver regresar a Jesucristo a la tierra, ya que en el transcurso de un día la tierra tiene su rotación, y es allí donde el mundo entero podrá ver a nuestro Señor acompañado por las Huestes del Cielo a medida que descienden a la tierra, concretamente al Monte de los Olivos.

Zacarías 14:4 (LBLA)

“Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, al oriente; y el monte de los Olivos se hendirá por el medio, de oriente a occidente, formando un enorme valle, y una mitad del monte se apartará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur”

Antes de terminar esta PARTE 17 veamos algo en Mateo 24:30 (LBLA): “…aparecerá en el cielo la señal…”. La pregunta sería: “¿Y cuál señal?”. Bueno, realmente no se sabe. La Palabra en realidad no nos indica cuál será, pero lo que sí sabemos es que será una señal de tal dimensión que nadie podrá ignorarla, e incluso todas las Tribus manifestarán el claro y evidente impacto de dicha señal en el cielo.

¡La Palabra de Dios es Verdad, y tal y como está Escrito sucederá!

3 comments on “LOS ÚLTIMOS TIEMPOS (PARTE 17)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *